Pasar al contenido principal
Museo Nacional del Cabildo de Buenos Aires y de la Revolución de Mayo

Nueva propuesta para escuelas de niñas y niños con discapacidad visual

En el contexto de aislamiento, compartimos la experiencia de encuentro virtual con la Escuela N°33 Santa Cecilia.

La Semana de Mayo es uno de los momentos más importantes del Museo del Cabildo. Todos los años pensamos en distintas propuestas para los diversos públicos que nos visitan. Sin embargo este año, en el contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio que vivimos actualmente, nos encontró con el museo cerrado al público.

A partir de allí, muchas preguntas nos surgieron para transitar este contexto, algunas nuevas y otras en las que ya veníamos trabajando. Entre ellas, ¿cómo llevar la experiencia del museo fuera de su espacio físico?

El museo no es sólo el edificio ni el patrimonio que aloja. Es la interacción entre quienes lo visitan, las historias, reflexiones, ideas y sentimientos que se movilizan en torno a lo que aquí se relata y en relación con las historias propias.

En el marco de estas preguntas que guían nuestras prácticas, debatimos de qué manera llegamos a los distintos públicos del museo en este contexto, y cada colectivo nos impone nuevos desafíos. La utilización de las redes sociales fueron de gran utilidad, y nos permitieron desarrollar en gran parte esa tarea. 

Nos pusimos en contacto con la Escuela para niños, niñas y jóvenes con discapacidad visual N° 33 Santa Cecilia, para acercarles una propuesta educativa que realizábamos en el museo, pero esta vez en la modalidad virtual.

La propuesta que compartimos es “El día en que el Río de la Plata se quedó sin agua”, en la que a partir de la narración de este cuento, acercamos a las niñas y niños a los tiempos de la colonia de manera participativa, para conocer aspectos de la vida cotidiana, de los actores sociales y del Cabildo como lugar de encuentro y resolución de problemas.

Esta experiencia que realizamos a través de un programa de reuniones virtuales, nos permitió reencontrarnos, despertar nuevas curiosidades por parte de las niñas y niños, y también de las docentes que participaron, compartir nuestras propias experiencias, y pasar un buen momento juntos. Todo aquello que también buscamos generar en las salas del museo cada vez que ofrecemos esta visita en el Cabildo.

A las preguntas que ya nos interpelaban sobre cómo hacemos para ser un Cabildo abierto, y si lo somos, ¿con eso alcanza para ser accesible?, le sumamos aquellas que surgieron en el contexto de esta pandemia. Preguntas que aún no tienen respuestas certeras pero que movilizan nuestro trabajo para seguir abriendo caminos hacia un museo más accesible.

Para las escuelas de niños y niñas con discapacidad visual que quieran participar de esta propuesta educativa, para estudiantes de hasta 10 años, escribir un mail a [email protected]gmail.com

Para solicitar información sobre el Programa de Accesibilidad, escribir un mail a [email protected]